Descripcion

Una culiada llena de furia para mi cuñada

Yo siempre he sido un hombre directo en todo y mi cuñada lo sabe, si mi hermano se entera que he proporcionado placer sin límites a su mujer pues qué mal y si no pues mejor para mí, ella es una mina hermosa, madura en todo sentido y tiene un cuerpo que sin duda debe tener sexo brutal pero no hablo de romanticismo y weas de esas, hablo de cosas reales y placenteras, por eso cuando vino a mi casa le ordené masturbarse y obedeció, ese choro es demasiado rico, me supo a mariscos de restaurante gourmet, la masturbé como loco momentos previos a la culiada furiosa que le metí a la perra y vaya que la hice delirar de placer, así se comporta un macho de verdad y más con tremenda morena!