Descripcion

Soy una madurita con tetas grandes deseosa de una pichula

Desde que soy una mina mis tetas han crecido a un ritmo frenético, cuando ya estaba en la universidad todos los pajeros me quedaban mirando babeando como ahuevonaos y ahora que ya soy una mujer casada todavía me sorprendo cuando me miro al espejo y veo semejantes tetas, me gusta jugar con ellas y son tan grandes que a veces no encuentro mis pezones, mi marido ya está aburrido de correrse en este buen par de balones así que ando en busca de un pico grande y digno para hacer una rusa épica, no me negarán que sería una rusa inolvidable… esperaré con los dedos en el choro… quiero decir “cruzados” a ver si tengo suerte…