Descripcion

Se puso una venda para recibir su sorpresa grande, carnosa y dura

Y por supuesto quedó ampliamente satisfecha, pero para que no se asuste con esta delicia culinaria y sexual primero le dije que debía taparle los ojos y la mina aceptó, le puse mis manos en la vista y le dije que se prepare para algo sumamente rico y abrió la boca, en ese momento me bajé la cremallera y el pico totalmente duro y erecto se lo metí por la boca y ella se sorprendió al principio pero luego ya no pudo evitar succionar mi pichula, usaba su lengua y dientes para meterla más adentro, no quise quitarle las manos de los ojos para que disfrute más de mi pico. Le sacié el apetito a la golfa!