Descripcion

Qué rica la amiga de mi hermana, por suerte la mina también es adicta al pico y le metí la verga demasiado rico!

La amiga de mi hermana estaba demasiado buena, tuve suerte tengo que reconocerlo pues mi hermana no se molestó y de hecho me ayudó y la mina en cuestión es tan golosa y adicta al sexo que al tiro me la pude reventar por el choro, me la llevé a mi habitación y con la tele encendida para disimular sus gemidos de placer le metí pichula con tantas ganas que esta hueona no paraba de saltar, podía sentir mis bolas golpeando sus cachetes y eso la ponía más caliente, creo que mi hermanita también nos estaba grabando desde un huequito pero no estoy seguro, solo sé que a esta maraca la llené de leche como a nadie!