Descripcion

Presté plata a mi vecina y agradecida me dio el culo

Se puso un poco loca la mina, creo que necesitaba con urgencia la plata porque apenas acepté prestarle ella se calmó, creo que está metida en cosas raras pero no quise preguntarle más porque no es mi asunto, pero ella estaba tan agradecida que me abrazó y me dio un beso en los labios, eso pasó en la puerta de su casa y fue muy tierno y todo pero esta tetona sintió que mi pico se puso duro pero al tiro, ambos supimos que era momento ideal para entregarnos al sexo y eso pasó, ella al ver mi tula me dijo «ay dios qué rico la tienes grande», lo hicimos en su cocina, no sabía que era tan puta la mina.