Descripcion

Pobrecita mi vecina hace mucho no se alimentaba de pichula

Esta madurita es mi vecina, es algo bastante común tener vecinitas golosas en Chile pero en mi caso la cosa se pone interesante cuando mi vecina es una maraca madurita, casada y ama de casa, es buena onda no piensen mal pero a veces su marido la deja sola tantos días seguidos que puedo entender la soledad que siente su choro, así es como hemos pasado largas tardes conversando pero hace poco pasó lo que tenía que pasar, ya no podíamos contenernos más y la mina hueona me demostró que además de ser muy buena en la cocina también es tremenda cuando entrega el choro, culiamos en la mesa y me quedé babeando por esas tetas!