Descripcion

Pobrecita mi polola, tiene la raya del poto roja de tanto pico que le meto

A mí me gusta culiar a mi polola pero en ocasiones la veo y siento tan frágil, tan linda e inocente que quisiera dejarla descansar, llevarle el desayuno a la cama y acariciarle la mejilla con mi pico pero ella misma me pide con voz imponente que la someta sexualmente, gime y parece que le duele pero no quiere parar, me siento muy feliz con ella pero creo que ya dejaré de darle palmadas en el poto, esta vez quise grabar la cacha para registrar en imágenes lo rojo que tiene la raya del poto de tanto pico que le meto, le pregunto si le duele pero ella dice que no y en ocasiones me grita: “tú sigue maldito”, pues si tanto le gusta para qué detenerme? a ustedes les pasa weones o solo se jalan el ganso?