Descripcion

Nos casamos hace un mes y ella solo quiere tirar y tirar!

Antes de casarnos yo solía culiarme a mi mujer en lugares prohibidos, eso nos excitaba mucho y gozábamos como dos perros locos del sexo, ahora que ha pasado ya un mes de que finalmente nos hemos casado tiramos como dos animales salvajes y tras una conversación previa llegamos a un acuerdo de grabar todo nuestro sexo marrano, ven que la mina no tiene unas tetas tan generosas que digamos pero dios mío cuando su choro está montado sobre mi tula el placer que mi esclava sexual me da no tiene precio, salta, rebota y no para hasta extraerme toda la crema condensada… una delicia vivir con esta mujer!