Descripcion

Momento de terror se convirtió en momento de placer para esta mina

Pobre mina, tenía como pololo a un pobre saco de wea que en lugar de defenderla ante el ingreso de un criminal del amor, jaja el pobre weon simplemente se esfumó y dejó a la mina linda e inocente a merced de este delincuente que antes de robarse las cosas de valer de la casa procedió a culiarla a la mina, aunque ese momento de terror comenzó a convertirse en un momento de placer sin límites, tanto que ella tomó las riendas del asunto cuando el delincuente weon empezó a cansarse, si se la iban a culiar al menos que se la tiren bien y así terminó chancándole los cocos. El otro weon ya ni que regrese!