Descripcion

Mi tía toma demasiadas cervezas y me chupa bien rico el pico

Hace unos días mi tía vino de visita a mi casa en Antofagasta, la vieja está sola desde hace unos años y entiendo que debe extrañar que se la tiren, pero la mejor de su visita es que una noche se tomó demasiadas chelas y cuando yo estaba leyendo un libro en la sala de mi casa vino la maraca con ganas de chupar pico, me insistió tanto acariciándome las bolas que no puede más y saqué mi verga y me la comenzó a chupar, la forma en que me la pajeaba fue asombrosa, ni siquiera minas de mi edad lo hacen con tantas ganas, por supuesto después de esta pajeada me exigió una rica penetrada.