Descripcion

Mi polola y yo tiramos en el sofá de su casa y ella insiste en grabarme, me la culeo en varias poses antes de que regresen sus padres del mercado

Mi polola es muy traviesa, así ha sido siempre y es lo que me encanta de ella, aunque no me gusta que me grabe en momentos íntimos esta vez lo acepté porque sus padres no estaban y ya estaba muy emocionado, antes de eso estábamos viendo los Simpsons pero nos olvidamos de todo y se sentó sobre mi pico para cabalgar lentamente y luego aumentar la velocidad, esta mina tiene un choro bien estrechito y me hace gozar cuando se me abre de piernas, luego probamos otras poses y la castigué con la pose del perrito, nos llevó más tiempo del que pensamos pero por suerte sus viejos no nos descubrieron.