Descripcion

Mi lengua se vuelve loca en el choro de mi sobrina, la mina es toda una maraca y recibe con alegría mi pico, lo pide con insistencia y parece morir de placer

Mi sobrina ha dejado de ser una mina que juega con sus muñecas o que quiere ser emo, ahora ya tiene trabajo y es muy independiente pero además de eso se ha convertido en toda una diosa del sexo, de mente abierta, tan abierta que fue a visitarme y se me insinuó tanto que era demasiada obvia, le comí el choro con tantas ganas que casi se desmaya, mi lengua parecía un torbellino dentro de sus paredes vaginales y pude sentir cómo se mojaba, por supuesto también hubo tiempo para enterrarle el pico y eso a mí también casi me da un infarto pero por el placer intenso de tener ese choro estrechito solo para mí, una mina como ninguna mi sobrinita…