Descripcion

Mi cuñada maraca no aguantó más el hambre de pico, me comió la tula entera pero casi nos descubren

En efecto weones tengo la suerte de tener una polola bien puta que me come la pichula con el choro todos los días, pero deben saber que si una mina así tiene hermana entonces podrá ser diferente de personalidad pero será igual de puta o más, así fue como me he visto en aprietos muy serios por culpa de esta adicta al sexo, hace poco pasé la noche en su casa y por la noche mientras dormía sentí movimientos extraños y ruidos cerca de mí, la chucha pensé que era algún espíritu maligno pero no, era esta maraca con hambre de pico, me asustó pero me calmé cuando me acarició la verga que ya la tenía dura y se la quiso comer de un bocado, qué delicia esta perra… pero casi nos descubren!