Descripcion

Me quedé solo con mi tía y mamó harto pico

Antes yo solía menospreciar a las minas maduras, sé que lo hacía por mi propia inmadurez pero la gente cambia y no soy la excepción, he aprendido mucho de las mujeres maduras que ahora son para mí lo mejor de esta vida, aunque sí estoy algo sorprendido de que haya sido mi tía la que me limpiaba la caquita cuando yo era cabro pues quien hoy en día me hiciera los mejores mamones, tampoco es que sea tan vieja la weona pero tenía marido y ahora solo quiere estar conmigo, esto es lo que pasa cuando nos quedamos a solas… sabemos que estamos pecando pero no podemos evitarlo, el placer y el pecado puede más que nuestro propio autocontrol.