Descripcion

Me masturbé pensando en el pololo de mi hermana y mi choro está para chuparse los dedos

Desde cabra me enseñaron que uno no debe masturbarse porque es pecado y hay que esperar hasta el matrimonio para tirar y procrear pero con el tiempo y las experiencias de la vida aprendí que no hay nada más rico en la vida que masturbarse una misma, mis amigas me enseñaron muchas cosas sobre todo desde que entré a la universidad y la mayoría de ellas tiene dildos bien grandes, qué rico pero todavía no puedo comprarme uno así que recurro a mis deditos para pajearme, sobre todo cuando me acuerdo del pololo tan corpulento y masculino de mi hermana, esa maraca debe gozar como nadie y cuando lo recuerdo me mojo, el otro día me hice una paja y me di cuenta que mi choro sabe rico… sabe a puta, muy rico!