Descripcion

Le metí mi abominación por el culo a mi vecina por ruidosa pero gritó más

Mi vecina es una mina muy escandalosa, se va de carrete y organiza en su casa también estas parrandas de la perdición poniendo el volumen a todo volumen y no me deja dormir, perra, hablé con ella y es bonita pero no me gusta esas costumbres rumberas que tiene, pero cuando le vi el poto y ella me habló sobre sus desventuras amorosas caí en sus redes, hablamos por varias horas y me di cuenta de que eso no quedaría así aunque era necesario de un movimiento maestro y le puse una mano en la boca y la otra en el choro, con eso nos fuimos a un motel y como ven la hice gritar pero metiéndole mi abominable pico sin lubricante ni nada para que le duela y hacerle pagar por las noches sin dormir, le gustó a la maraca aunque gritó de dolor.