Descripcion

Le invité a mi colega un café pero me cabalgó la tula

Trabajo como profesor en un colegio de educación primaria en Santiago, tengo una colega que es conocida por ser demasiado puta y ha metido en problemas a varios colegas míos pero lo que me sorprende es que no ha sido expulsada, pero bueno como dicen… al enemigo hay que tenerlo cerca y en mi caso decidí tenerla extremadamente cerca, en mi territorio y tanto así que después de clases la he llevado más de una vez a un motel cercano para darle de comer pico, la verdad es que si no tuviera esas ganas de hacerlo en cualquier lugar y momento sería una mina perfecta pero ella sabe que no podemos hacerlo en el salón de clases, pero fuera del colegio la cosa es distinta y dejó que me succione la tula hasta sacarme la última gota de leche… lo hace perfecto!