Descripcion

Le doy una culiada a la polola de mi hermano

Lo que nos gusta a muchos es que las minas también tomen la iniciativa en el sexo, aunque eso implique que le meta una patada en el culo a la confianza de mi hermano, pero así son las cosas, además en lo prohibido está lo mejor, eso dicen… esta mina de tetas blancas es la polola de mi hermano pero es que la vi tan rica que no pude evitar llevármela a un motel en Iquique, sobre todo después de que ella se me insinuara y vaya que sabe cómo montarse sobre un pico, se comió el mío haciendo varias poses y al final estuvo feliz porque le empapé la cara de leche, gozamos como nunca.