Descripcion

Le dije a mi compañero de la oficina que solo le haría una mamada

Hace poco empecé a trabajar en una empresa de paquetería en la capital, Santiago, me dijeron que para ascender rápido había que hacer algunas cosillas sucias a lo que no me opuse así que le dije a mi compañero que me estaba capacitando que le podía hacer una buena mamada si me daba algunas ayudas “extra”, el cabro aceptó y en efecto empecé a chuparle la verga en su casa, pero el weon se excitó tanto que incumplió su palabra y me ultrajó por el culo hasta hacerme gritar de dolor, el maldito me culió cómo le dio la gana… aunque debo reconocer que sabe como meter pico.