Descripcion

Le di a mi vecina una rica cacha ante la inutilidad del marido

En efecto, como indica el título hace unos días mi vecina y yo dimos rienda suelta a nuestros instintos sexuales más bajos, yo esperé a que mi mujer se fuera a trabajar y ella hizo lo mismo con el ahuevonao de su marido, una vez solos la gordita vino a mi casa y empezamos con nuestra perversión con un buen anal, tiene un poto hermoso esta mina y no pude dejarlo pasar por alto y le dije con cariño que se siente y fue así que la maraca terminó rebotando tantas veces sobre mi pico duro al punto que no paraba de sudar, incluso la insaciable quería más y así nos pasamos toda la tarde culiando como dios manda!!