Descripcion

Le chupo el pico a mi amigo del gimnasio, nos vamos de carrete

Lo bueno de ir al gimnasio es que me pone en su lugar las tetas y el culo, pero también me ayuda a conocer machos hambrientos de choro, así conocí a este weon y hace unas noches íbamos de carrete pero llegó a mi casa sospechosamente temprano y yo ya estaba vestida como toda una puta, estábamos solos y no pude más, quise probar su verga en mi boca y la verdad es que la tiene bien dura y gruesa, el weon se vino muy rápido y me dejó toda embarrada pero me encanta sentir ese tipo de picos hasta la garganta.