Descripcion

La maraca dejó de jugar con el celular para culiar a gusto

Mis amigos me presentaron a esta maraca cuando estuve unos días por Santiago, ya me habían dicho que era fácil pero también que era adicta al juego Candy Crush, le dije para ir a su casa y en efecto me pude dar cuenta de que la puta es adicta a ese juego pero su gusto por el pico es más fuerte, apenas me recosté y saqué mi verga para empezar la acción, esta maraca se quitó el pantalón y dejó de jugar para sentarse encima de mi verga y saltar como un canguro, que rico menea el poto esta weona, lo mejor es que le gusta grabarse mientras se la culian y por eso dejo constancia de que la dejé satisfecha ese día.