Descripcion

Grita como si fuera el fin del mundo pero solo es el inicio

Conocí a esta maraca mientras carreteaba con unos amigos, cosa muy común entre la juventud chilena pues nos gusta disfrutar de la vida y por supuesto disfrutar de cualquier choro necesitado que podamos encontrar, así es como conocí a esta mina que en realidad ya era amiga de uno de mis amigos, brígida la wea pero por esas cosas de la vida, el desenfreno, el alcohol y el libertinaje nos llevó a consumar nuestras perversiones en un hotel de media estrella donde le clavé el pico con tal fuerza que la maraca gritaba como si se fuera a acabar el mundo, pero todo lo contrario, era solo el inicio de una culiada apoteósica y no hubo marcha atrás, terminó adolorida pero le gustó…