Descripcion

Fui cruelmente culiada en el sillón favorito de mi madre, lo manché de jugos vaginales

En el colegio me enseñaron que las mujeres también eyaculamos pero lo que nos sale del choro son fluidos vaginales mezclados con orina, un poco asquerosa la wea pero ahora entiendo por qué muchas de mis amigas se rascan la vagina todo el día, están llenas de hongos las putas por andar culiando con el brayan, pero por suerte yo tengo un pololo muy lindo, es mi pareja estable y solo a él le entrego el poto para que haga su voluntad conmigo, pero en ocasiones el ahuevonao se pasa de la raya y lo más reciente que hizo fue culiarme sin miramientos en el sillón favorito de mi madre, ay me hizo gozar como loca pero me vine tantas veces que dejé manchado el puto sillón weones!