Descripcion

Faltamos a la universidad y la maraca no esperó semejante pico

Se asustó, quedó algo impresionada cuando le mostré el pico pero le di de tomar un vaso con agua y luego de calmarse nos fuimos a la cama, ella estaba ya sonriente pensando en la culiada que le iba a dar y no se equivocó, primero froté mi pichula en su chuchita para lubricar ese hueco y luego ya empecé a disfrutar de su cavidad vaginal húmeda y caliente, me di cuenta que la perra estaba sufriendo pero ya era muy tarde para arrepentimientos y ella lo entendió así y aguantó como toda una dama, luego me hizo un mamón para beberse todos mis mocos como corresponde por dios!