Descripcion

Después del carrete le pulvericé el culo a la perra

Seguro cualquiera hubiera hecho lo mismo que yo, es más weones yo creo que para ella es normal que todos se la quieran llevar al motel luego de carretear cada fin de semana pero la vida da muchas vueltas y sabía que este iba a ser mi año y con esto compruebo que en efecto me está yendo muy bien, ella es la mina con el poto más grande y bello de Chile por lo que después de ese carrete tenía que culiarla, esa mina se merece la mejor cacha del mundo y sucedió, le metí tan rico y con tanta furia la pichula que casi le pulverizo el culo… que preciosidad de cachetes!