Descripcion

Al grito de ¡viva Chile! le rompí el culo a mi sobrina

Ella coqueta como siempre levantó el poto mostrando sus dos huequitos en forma de labios, ya se sentía festiva la mina luego de haber regresado de la universidad donde según me dijo celebraron las fiestas patrias con un acto solemne y tras cantar el himno todos se abrazaron y ella vino a casa pero con lágrimas de alegría, yo solo tenía ganas de sentir sus tetas en mi pecho cuando me abrazaba, ella ya es una mujer lista para el sexo, mientras me decía lo orgullosa que estaba de saberse chilena yo la toqué y no pude aguantarme las ganas de meter mis dedos en su chucha, ella me dijo “culéame hijo de perra, culéame!” y eso hice… es el mejor culo de la familia.