Mi prima Marcelita es adicta al sexo y ese culo me lo tuve que comer, le metí la pichula dura entre los cachetes y comenzó a lanzar alaridos de placer
Contactar maraca
Mi prima Marcelita es adicta al sexo y ese culo me lo tuve que comer, le metí la pichula dura entre los cachetes y comenzó a lanzar alaridos de placer

Siempre tuve una conexión especial con mi primita Marcela, crecimos juntos en Concepción pero ahora ella vive en Santiago y yo en Antofagasta pero cada vez que hay reunión familiar la mina se pone feliz e incluso me manda mensajes por WhatsApp sugiriéndome que vaya preparando mi verga para gozar de su culito rico, la verdad es que esta mina siempre ha sido potona y algo así no se puede desperdiciar, habría que ser de piedra para resistirse a un poto tan rico y como pueden ver se lo clavé por atrás hasta que comenzó a lanzar alaridos de placer, eso también le gusta, gritar, la hace sentir más maraca.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed